Represión – Cuba – Repression

La comedia panameña

La comedia panameña
abril 30, 2015 1:47 am·

Cuba actualidad, Santos Suárez, La Habana (PD) Casi a un mes de haberse
celebrado la denominada Cumbre de las Américas en la ciudad de Panamá,
se imponen algunas consideraciones, pues todavía se lee algún que otro
escrito calificándola de histórica, basado quizás en los mutuos elogios
de los presidentes de ambas naciones beligerantes durante más de medio
siglo.

Vamos a ver qué historia piensan escribir, puesto que lo que vieron los
delegados de otras naciones de América, el pueblo de Panamá y el mundo,
no fue solamente las buenas relaciones de los actuales mandatarios de
Cuba y EU.

Pero, ¿ha sido una sorpresa lo sucedido en la Ciudad de Panamá?

Grupos de organizaciones oficialistas, que ahora aparecen como ONG
libres de todo control, se dedicaron a repartir pancartas y todo tipo de
propaganda gráfica denigrando a sus propios conciudadanos. Hasta
llegaron a la violencia verbal y física por el simple hecho de que estos
otros cubanos pertenecientes a la oposición, no aceptan una ideología
extranjera ajena a nuestra nacionalidad.

¿No se esperaban esto? Así declaran algunos directivos de los derechos
humanos como José Miguel Vivanco, presidente de Human Rights Watch para
las Américas.

¿Acaso ignoraban que similares acontecimientos han protagonizado estos
agitadores en España, México y hasta en los Estados Unidos?

Lo más penoso es que en este grupo iba también la crema y nata de la
intelectualidad revolucionaria, que mirando hacia otro lado aprobaron
los insultos soeces y la guapería de matones de barrio, que
hipócritamente dicen en Cuba que hay que batallar por erradicar esas
malas costumbres.

Hubiera sido un paso de avance que estas organizaciones oficialistas
hubieran estado compuestas por personas que honesta y respetuosamente
defendieran sus principios frente a las organizaciones opositoras, que
no están fundadas por el partido único, y que también tienen derecho a
expresarse.

Por lo que se apreció en esta cumbre, el gobierno cubano no va a cambiar
su naturaleza. Un descubrimiento para algunos, no para los que vivimos aquí.

Ni siquiera confía el gobierno en estos agitadores, especialistas en
actos de repudio y defensores de la revolución cuando están en el
extranjero, porque la embajada cubana les retira sus pasaportes. Será
por aquello que dijeron las Damas de Blanco en una ocasión: “Tienen
doble moral, hoy nos gritan, mañana se van”.

El gobierno cubano va a seguir buscando relacionarse con cuanto
capitalista aparezca, incluyendo los imperiales norteños. Con todos se
reúne, menos con la parte del pueblo que tiene otro punto de vista.

Por la otra mano, la imagen que llevaron a este lugar en que la América
está seccionada hizo preguntarse al pueblo panameño y los delegados allí
presentes: Si esto es aquí así, ¿qué no será en Cuba?

A los que tienen materia gris en el cerebro también les pareció
insultante ver a los presidentes de Cuba y Estados Unidos departir
amistosamente mientras un grupo de la delegación cubana se dedicaba a
alterar el orden en un país que no era el suyo.

Es importante resaltar la complicidad del gobierno de Panamá en estos
patéticos y escandalosos sucesos.

Desde que empezaron a llegar los delegados de la sociedad civil
independiente sufrieron investigaciones dilatadas como si fueran
terroristas. A Rosa María Payá, la hija de Oswaldo Payá, le revisaron
hasta sus pertenencias íntimas. Se llevaron su agenda con todas sus
notas. Incluso la amenazaron con deportarla. “No queremos desórdenes ni
provocaciones”, les dijeron a todos. Sin embargo, los agitadores del
gobierno cubano no fueron molestados. Se sintieron con el derecho de
hacer todo lo que hicieron, desde repartir volantes contra los
opositores con el rótulo de mercenarios, hasta golpes.

En el libro de Peter Berglar “La Hora de Tomás More”, existe una
apreciación sobre Enrique VIII de More, que fue su Lord Canciller: “Es
un bufón sádico, capaz de argumentar y defender un punto de vista un día
y posteriormente demostrar y defender el contrario. Es la inteligencia
sin amor”.

Los que conocen esta historia saben que Tomás More no se doblegó, al
igual que no lo hizo el obispo de Rochester John Fisher y todo el pueblo
irlandés, cuando este rey obligó a toda Gran Bretaña a repudiar la
religión católica y aceptar la nueva creada por él, y de la que sería
Sumo Pontífice.

Enrique VIII había recibido del Papa el título de “Defensor de la Fe”
por su libro “En defensa de los Siete Sacramentos” en contra de Martín
Lutero, el protestantismo y su defensa del catolicismo. De aquí que
Tomás More calificara de “bufón sádico” a ese envanecido rey.

Así que los bufones sádicos, según Tomás More –y pienso que todos
estaremos de acuerdo- son aquellos “que varían su forma de pensar y
siempre tienen un argumento justificativo”, según sople el viento y sus
intereses.

Esto nos serviría para detectar estos modernos “bufones sádicos”, pues
se encuentran en todos lados, desde cierta clase de individuos, cierta
clase de prensa, y hasta cierta clase de gobiernos que se dicen
demócratas y que hoy hablan o actúan de una manera y mañana de la contraria.
Para Cuba actualidad: glofran864@gmail.com

Source: La comedia panameña | Primavera Digital –
http://primaveradigital.net/la-comedia-panamena/

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
To serve you better
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Categories