Represión – Cuba – Repression

Inestabilidad en Cuba y aumento de la crisis humanitaria en Venezuela prevé Inteligencia de EEUU

Inestabilidad en Cuba y aumento de la crisis humanitaria en Venezuela
prevé Inteligencia de EEUU
17 de enero de 2017 – 14:01 – Por VERÓNICA EGUI BRITO

La inestabilidad política de Cuba, la crisis humanitaria en Venezuela y
la lenta recuperación de EEUU marcarán el rumbo de la región en los
próximos cinco años, donde la pobreza y desigualdad comenzarán a aumentar.

La insatisfacción popular con la gestión pública ante la crisis en
Latinoamérica, la corrupción generalizada, el débil desempeño económico
por la disminución de la demanda de China de productos básicos, y las
tensiones sociales relacionadas con la incorporación de nuevos miembros
a la clase media y los trabajadores pobres forman parte de la
perspectiva para los próximos cinco años en América del Sur, de acuerdo
al informe de Global Trends que realiza el Consejo Nacional de
Inteligencia de Estados Unidos, cada año desde 1997.

Para Global Trends dichas condiciones pondrán en peligro los
significativos avances de la región contra la pobreza y la desigualdad
de los últimos 20 años. La disparidad social ha disminuido
considerablemente en América Latina en los últimos 12 años, debido al
aumento de los salarios, el mayor acceso a la educación y el aumento del
empleo femenino. En 2003, 41,3% de la población de la región vivía por
debajo de la línea de pobreza, pero en 2013 esa cifra había caído a
24,3%. La clase media de América Latina, definida como personas con
ingresos de $ 10 a $ 50 por día, creció de 21,3% a 35,0% de la población
durante este período.

Sin embargo, un estudio de Naciones Unidas encuentra que la pobreza ha
comenzado a aumentar de nuevo -desde unos 168 millones empobrecidos en
2014 a 175 millones en 2015- en parte, por la desaceleración económica
de la región, entre las principales causas se encuentra la dramática
caída de los precios de las materias primas, que se redujo 40% desde su
máximo en 2011. Por lo que se prevé que un débil crecimiento afecte los
presupuestos de los gobiernos y deprima las tasas de inversión ya
globalmente bajas.

Motivado a dicho decrecimiento económico, la tendencia hacia la
izquierda que marcó las políticas del continente en los último 10 años
se ha venido a menos, muestra de ello ha sido la derrota presidencial en
Argentina en 2015, en Venezuela la pérdida del poder legislativo por
parte del chavismo en 2016 y la destitución de Dilma Rousseff a través
del Congreso de Brasil. Estos cambios de timón podría conducir a un
período de intensa competencia política y posible retroceso democrático
en algunos países, de acuerdo al informe.

La inestabilidad cubana

Cuba vive hoy una profunda inestabilidad política y económica, con una
disminución del ingreso de los petrodólares venezolanos y la ausencia de
Fidel Castro, además de la previsión de que Raúl se retire el próximo
año, acabando con los casi 60 años de dominio castrista que ha marcado a
la isla como referente comunista. En paralelo, el republicano Donald
Trump toma posesión de la Casa Blanca con el control del Congreso,
poniendo en riesgo la vigencia del restablecimiento de relaciones
diplomáticas con la isla que promovió Barack Obama en 2014, advierte un
análisis de Diálogo Interamericano.

El Gobierno de Raúl Castro no ha sabido aprovechar la buena voluntad de
su homólogo estadounidense en momentos en que se vaticina el regreso de
la hostilidad a Washington con bajo el Gobierno de Trump.

El tiempo apremia para los cubanos, en donde la calidad de los servicios
prestados por el Gobierno han disminuido drásticamente incluso en áreas
como la salud y la educación, en donde Cuba era reconocida. Los
alimentos básicos y los medicamentos esenciales son escasos y cada vez
más fuera del alcance de los ciudadano común. Además de mantenerse las
restricciones a la libertad de expresión, los abusos de los derechos
humanos y la ausencia del debido proceso.

Durante los últimos 12 años, la economía cubana se mantuvo a flote
gracias a las transferencias anuales de Venezuela, que ascendieron a
entre 5 y 6 mil millones de dólares al año y proporcionaron más de un
tercio de las divisas del país. Pero, en los últimos años, estos
subsidios se están secando a medida que la República Bolivariana se
acerca a la bancarrota. Aunque la reconciliación entre Estados Unidos y
Cuba ha impulsado el turismo y los flujos de remesas, no están cerca de
reemplazar la ayuda venezolana, destaca Diálogo Interamericano.

Las autoridades han mostrado poca determinación para tomar medidas para
reformar su economía y atraer nuevas inversiones, abordar las
violaciones de los derechos humanos o comenzar a abrir la política de la
isla. Sin embargo, se han producido algunos cambios importantes en Cuba:
un sector privado en expansión, una sociedad civil emergente, aunque
restringida, y el aumento de los flujos de información y la reducción de
restricciones de viajes.

Venezuela bajo la lupa

El caso venezolano es analizado a fondo por Global Trends donde advierte
que el aumento de la presión económica y humanitaria en Caracas podría
llevar a una mayor represión por el presidente Nicolás Maduro, como se
ha demostrado en las primeras semanas del 2017 con la detención de
varios políticos venezolanos, pero la lealtad de los militares es
incierta y existe el riesgo de una crisis humanitaria que podría enviar
más refugiados a países vecinos, incluido EEUU, donde las peticiones de
asilo aumentaron 168%. Dicho colapso institucional desacredita los
experimentos izquierdistas de la década pasada en América Latina y
aumentaría la presión para centrarse en mejorar las economías.

“La inestabilidad a gran escala y el colapso económico en Venezuela
parece probable, a falta de un cambio de gobierno y una reforma
económica importante, e incluso estos pueden no ser suficientes sin
ayuda externa sustancial (más allá de la que ha venido dando China),
advierte el artículo mientras estima que dicha desequilibrio
institucional aumentará las amenazas de la seguridad regional,
permitiendo además, el auge de la producción de coca en Colombia que
alimenta la delincuencia en Centroamérica y México y la persistencia del
narcotráfico y el crimen organizado en toda la región.

En Latinoamérica la principal preocupación pública será la delincuencia,
aunque la crisis económica adquirirá protagonismo a medida que los
países sientan la desaceleración. Los países afectados por las grandes
organizaciones de narcotraficantes pueden ver un aumento de la
violencia, así como la erosión de la calidad de sus instituciones y la
autoridad y legitimidad de sus gobiernos.

La falta general de reformas estructurales, en campos que van desde la
educación y la atención de la salud hasta la infraestructura, la
productividad y la fiscalidad de la economía informal, sugiere que la
región se tambalea a medida que el entorno económico externo se vuelve
menos favorable y la competencia por la inversión extranjera se
endurece. La resolución exitosa del conflicto de Colombia presentaría
una oportunidad para el desarrollo que podría impulsar el crecimiento
económico.

Lenta recuperación de EEUU afecta a la región

Mientras que en América del Norte vaticinan crecientes presiones
sociales y políticas en los próximos cinco años, especialmente si el
crecimiento económico sigue siendo mediocre y no genera una prosperidad
más amplia. La frustración pública es alta en gran parte de la región,
porque la incertidumbre sobre las condiciones económicas y los cambios
sociales está aumentando al mismo tiempo que la confianza en la mayoría
de los gobiernos está disminuyendo.

La lenta recuperación de Estados Unidos desde la crisis financiera de
2008 no será suficientemente fuerte para impulsar el crecimiento en la
región durante los próximos años, esto afectará directamente a México a
pesar de su diversificación económica, cuyo país recibe de Washington 2%
del Producto Interno Bruto (PIB) a través de remesas, al tiempo que
estos envíos representan hasta 20% de la economía en Haití. América
Central sería particularmente vulnerable, las economías de Guatemala, El
Salvador, Honduras y Nicaragua ya están luchando entre 10% y 20% de su
PIB por remesas.

Por su parte, las reformas económicas y sociales de México también
tendrán un impacto político moderado en el país y la región. La
presidencia de Enrique Peña Nieto ha promulgado amplias reformas en
sectores claves: petrolero, comunicaciones y finanzas-, así como la
educación en un esfuerzo por mejorar la competitividad del país, pero el
crecimiento no ha aumentado y el apoyo social se ha agravado en medio de
las acusaciones de corrupción y crisis domésticas como la desaparición
de 43 estudiantes en una manifestación en 2014.

Con las elecciones presidenciales de 2018, en las que Peña Nieto está
limitado a un solo término, los votantes pueden inclinarse hacia una
oposición más izquierdista que presione para revertir reformas y
acuerdos comerciales si las reformas no reducen la cruda división
económica de México.

Source: Inestabilidad en Cuba y aumento de la crisis humanitaria en
Venezuela prevé Inteligencia de EEUU | Venezuela, Noticias de Cuba, Cuba

www.diariolasamericas.com/america-latina/inestabilidad-cuba-y-aumento-la-crisis-humanitaria-venezuela-preve-inteligencia-eeuu-n4112599

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
January 2017
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
To serve you better
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Categories