Represión – Cuba – Repression

La ‘motorina’ alivia las deficiencias del transporte público

La ‘motorina’ alivia las deficiencias del transporte público
YOSMANY MAYETA LABRADA Y MARIO J.PENTÓN, La Habana/ Miami | Marzo 08, 2017

Carlos comenzó a viajar a Ecuador cuando los cubanos no necesitaban
visado. Traía ropa y electrodomésticos para vender en el mercado
informal, hasta que descubrió un negocio más lucrativo: la importación
de motos eléctricas, el producto insigne de quienes no quieren esperar
horas por un ómnibus ni pagar las tarifas de los almendrones.

Al inicio, vendía estos ligeros vehículos de manera discreta en el
garaje de su casa de la céntrica calle 23, en el Vedado habanero, según
explica a 14ymedio. Podía pedir por cada moto entre 2.500 y 3.000 pesos
convertibles, tres o cuatro veces más de lo que había invertido. Era “un
negocio redondo”, confiesa.

“Así tuvimos varios meses hasta que se pusieron malas las cosas”,
recuerda, en referencia a los controles de visados que el Gobierno de
Rafael Correa impuso a los cubanos a finales de 2015.

La exención de visados para cubanos que existía en Ecuador desde 2008
junto con la reforma migratoria aprobada por Raúl Castro en 2013 tendió
un puente aéreo con miles de viajes cada año realizados por
particulares, que permitía abastecer el mercado informal cubano con
productos de la nación andina. Al cerrarse la puerta ecuatoriana
surgieron otros destinos para ir de compras, entre ellos Rusia, Guyana y
Trinidad y Tobago.

“Ahora es más difícil” encontrar clientes que estén dispuestos a pagar
aquellas cifras de antaño por una moto eléctrica, explica Carlos. “Son
muchas las personas viajando”, por lo que se disparó el número de “motos
de diferentes marcas y colores” que están a la venta.

En el sur de Florida, donde se encuentra la mayor concentración de
cubanos fuera de la Isla, esta oportunidad de negocios no pasó
desapercibida.

Yudelkis Barceló, propietaria de la agencia Envíos y Más radicada en
Miami, explicó a 14ymedio que desde hace al menos tres años están en el
negocio de envíos de motores eléctricos a Cuba.

“El cliente adquiere el producto y en un período de seis a ocho semanas
puede recogerlo en la agencia Palco, en la zona oeste de La Habana. El
pago se efectúa en Miami. La compañía ofrece equipos marca Voltage de
750 Watts y 1.000 Watts, que tienen un costo de 1.450 y 1.600 dólares
respectivamente, más los gastos de aduanas (70 CUC y 400 CUP en el
primer caso y 170 CUC y 400 CUP en el segundo caso).

Hay también otros modelos de scooters, como también se les conoce: el
Ava Aguila tiene un costo de 1950 CUC, el Avispón de 1850 y el
Mitshozuki d 1750.

Barceló destaca que el envío de estos equipos está destinado al uso
personal exclusivamente, por lo cual su empresa no viola el embargo
estadounidense. Los envíos se realizan por vía marítima.

Para Yamilet García, una cubana radicada en Miami, las motorinas, como
se les llaman también, son “una bendición”.

“Todo el mundo sabe cómo está la situación del transporte en Cuba. Le
envié una a mi hermano que vive en el Cotorro y está feliz porque el P7
no hay quien lo coja y los almendrones también están perdidos”, dice.

La agencia Caribe Express es otra de las que se encarga de enviar
motorinas a la Isla.

“Están demorando de cuatro a cinco meses”, explica una de las agentes de
venta que por motivos protocolares prefiere no ser identificada.

“Solo la agencia Palco está recibiendo este tipo de productos porque
tiene el scanner para analizarlos, por eso hay demora”, agrega.

Otro artículo popular entre los familiares que envían productos a Cuba
son las bicicletas eléctricas, mucho más económicas que las motos y con
una velocidad entre 26 km/h y 50 km/h.

En la Isla se puede comprar los modelos LT1060 de 60 voltios con motor
trifásico de 1000 watts que la empresa Ángel Villareal Bravo de Santa
Clara ensambla a partir de componentes provenientes de China.

Se trata de un equipo de mayor potencia que los producidos por esta
fábrica con anterioridad, capaz de alcanzar una velocidad de hasta 50
km/h. Cuenta con mando a distancia para activar la alarma, pantalla
digital y freno de pastilla, entre otras prestaciones.

Este modelo “posee características similares a las importadas en la
actualidad por muchas personas naturales” y se venderá en “las Tiendas
Recaudadoras de Divisas (TRD) a un precio de 1.261 CUC”, explicó a
Granma, Elier Pérez Pérez, director adjunto de la fábrica, que espera
producir 5.000 unidades antes de fin de año.

El deterioro del transporte público, que se ha agudizado en los últimos
meses, ha contribuido a un repunte de los pedidos.

A favor de las motos juega también otra circunstancia y es que no se
necesita tener matrícula y solo se exige una licencia para conducir
equipos ligeros. Una condición que muchos no cumplen.

Sin embargo, muchos automovilistas y transeúntes se quejan: “Cualquiera
te choca, se da a la fuga y ni siquiera puedes ver un número de chapa
para denunciarlo”, cuenta Pascual, conductor de un vehículo estatal.

“Me he encontrado hasta con menores de 16 años conduciendo estas cosas”,
se queja.

“La cuido como una niña y la verdad es que me ha sacado de mil apuros”,
cuenta Maikel ingeniero informático que tiene una Voltage Racing.

Sus problemas van en otra dirección. “Hay pocos parqueos donde me puedo
sentir seguro dejando la moto y los carros me respetan poco en la vía”,
se queja.

No obstante, dice que la motorina le ha cambiado totalmente la vida al
darle una libertad de movimiento que no tenía antes.

Source: La ‘motorina’ alivia las deficiencias del transporte público –
www.14ymedio.com/nacional/motorina-alivia-deficiencias-transporte-publico_0_2177182267.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
To serve you better
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Categories