Represión – Cuba – Repression

Analistas: ‘Las nuevas medidas golpean a los militares cubanos, pero podrían debilitar al sector privado’

Analistas: ‘Las nuevas medidas golpean a los militares cubanos, pero
podrían debilitar al sector privado’
AGENCIAS | Washington | 17 de Junio de 2017 – 14:33 CEST.

Con las limitaciones al comercio y los viajes a Cuba anunciadas por el
presidente de EEUU, Donald Trump, se busca golpear el bolsillo del
régimen de Raúl Castro, pero se corre el riesgo de debilitar a un
naciente sector privado muy dependiente del turismo, consideran
analistas, reporta la AFP.

Este “retroceso” preocupa a muchas compañías estadounidenses como la
cadena hotelera Starwood, que inauguró hace un año un Sheraton en Cuba.

Expertos consultados por la AFP vaticinaron una caída en Estados Unidos
en las reservaciones de boletos de avión, cruceros y hoteles para
visitar la Isla.

“Para la economía cubana y el sector privado este cambio representa un
gran golpe”, señaló Michael Shifter, presidente de Diálogo
Interamericano, grupo de reflexión con sede en Washington.

“Las nuevas medidas estarán atacando las dos únicas fuentes de
crecimiento que actualmente tiene la economía cubana: el turismo y el
sector privado”, destacó el economista cubano Pável Vidal, de la
Universidad Javeriana de Cali, Colombia.

Según datos oficiales, cerca de 300.000 estadounidenses visitaron la
Isla durante los primeros cinco meses de 2017, lo que representa un
crecimiento de 145% respecto al año anterior. En 2016 de los cuatro
millones de turistas que llegaron a Cuba 284.937 procedían de Estados
Unidos (un 74% más que en 2015).

Estas cifras son todavía limitadas en comparación con los cuatro
millones de turistas que visitaron Cuba el año pasado, pero según una
encuesta del instituto norteamericano Estrategias de Opinión Pública,
más del 75% de los estadounidenses que viajan a la Isla se hospedan en
casas de renta privadas y el 99% comen en paladares.

El crecimiento de los pequeños negocios privados, autorizados en los
últimos años por el Gobierno de Raúl Castro, “se venía enganchando a la
demanda turística, que en parte crecía debido al flujo de turistas
estadounidenses. Si controla este flujo y se ralentiza la demanda, los
negocios privados serían duramente afectados”, explicó Vidal.

Y nada indica por el momento que estos efectos pueden ser mitigados por
los esfuerzos anunciados por la Casa Blanca de “estimular el libre
comercio” en Cuba.

Al prohibir cualquier comercio con el poderoso Grupo de Administración
Empresarial (GAESA, un holding estatal controlado por las Fuerzas
Armadas), Trump intenta sancionar a los militares, un pilar del Gobierno
de Castro.

GAESA controla desde los años 90 amplios sectores económicos del país y
en especial del turismo, convertido en motor de la economía de la Isla.

El golpe de Trump al Ejército cubano, opinan analistas consultados,
podría deprimir aún más una economía que entró en números rojos en 2016
(-0,9% del PIB), debido a la caída de los envíos de crudo de su aliada
Venezuela.

“Las compañías bajo control militar hoy son decisivas para operar los
servicios turísticos. Si se restringe su capacidad para recibir
inversiones externas y operar pagos internacionales, la economía de
seguro se resentirá”, advirtió Vidal.

Sin embargo, gran parte de la economía estatal de Cuba queda fuera del
alcance de las medidas de Trump, pues no es administrada por las Fuerzas
Armadas, como es el caso del níquel, servicios médicos, ron, tabaco o
los productos farmacéuticos.

Para Vidal, las medidas tomadas por Trump son “contraproducentes, pues
afectan directamente al pueblo de Cuba y no ayudan a promover los
cambios económicos, sociales y políticos”.

Por el contrario, agrega Shifter, “estas medidas pueden reforzar (a los
partidarios de) la línea dura en Cuba, al menos en el corto plazo”, en
momentos en que Raúl Castro, de 86 años, se dispone a pasar en febrero
próximo la presidencia a una nueva generación del Partido Comunista.

“Cuba nunca va a acceder a cambiar su sistema político o económico en
respuesta a las demandas de Estados Unidos, y jamás negociará sobre esos
asuntos”, subrayó a EFE un experto en la Isla en la American University,
William LeoGrande.

El giro de Trump, que ha decidido apoyar el embargo y defenderlo de la
abrumadora condena internacional que recibe cada año en la ONU, le
alinea con la línea anticastrista más dura en el Congreso y dificulta
“cualquier acercamiento” con los cubanos, opinó Robert Muse, un experto
en la legislación estadounidense hacia Cuba.

La decisión de Trump de prohibir las transacciones con el Ejército o los
servicios de Inteligencia y Seguridad cubanos “podría crear verdaderos
problemas para los negocios estadounidenses”, según Muse, porque se
trata de un “veto muy amplio”.

Aunque hay excepciones a la prohibición, entre ellas para los cruceros y
las aerolíneas que viajan a Cuba, el veto sí se aplica “a la industria
de viajes estadounidense, que va a tener muchas dificultades para
encontrar hoteles” y otros contratos en la Isla, donde el Ejército
controla dos tercios del comercio minorista.

“Casi todos los hoteles en La Habana tienen una vinculación con el
Ejército, y un grupo de 25 personas no puede alojarse mediante Airbnb
(que no está afectada por los cambios)”, explicó Muse a EFE.

Los interesados en viajar a Cuba también pueden echarse para atrás ante
la amenaza de que el Departamento del Tesoro les someta a una auditoría
para comprobar si están violando la prohibición recién impuesta a los
negocios con el Ejército cubano.

“La perspectiva de ser auditado y multado tendrá definitivamente un
efecto disuasorio en los viajes, dado que muchas tiendas están
controladas por el Ejército. Un viajero que compre agua podría estar
violando sin saberlo las sanciones”, apuntó LeoGrande.

Según Christopher Sabatini, experto en Cuba en la Universidad de
Columbia, la única motivación de Trump para hacer estos cambios es
“política”: el cumplimiento de una promesa electoral que hizo en Florida
y que dos legisladores republicanos, Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, le
han presionado para cumplir.

“Trump está bajo mucho estrés político ahora mismo, y esto era un gesto
fácil para defender que había cumplido una promesa electoral”, concluyó
Sabatini.

Source: Analistas: ‘Las nuevas medidas golpean a los militares cubanos,
pero podrían debilitar al sector privado’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1497696630_31932.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
June 2017
M T W T F S S
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Menu
To serve you better
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Categories