Represión – Cuba – Repression

Cubanos, ¿qué hace falta?

Cubanos, ¿qué hace falta?
GLORIA LEAL

¿Qué hace falta para que el pueblo de Cuba despierte, se renueve,
deposite su fe en sí mismo, capaz de revertir la historia contemporánea
y resucitar?

¿Qué hace falta que pase en Cuba para sacudir su identidad, su amor
propio y sacar sus propias fuerzas para abrirse camino hacia el futuro?
¿Qué es necesario decirse entre ellos mismos, los cubanos de a pie, de
todas las edades y de todos los campos y pueblos de la isla para
levantarse del largo letargo en que andan sumergidos, dormidos,
hipnotizados, paralizados y poner su ingenio y su músculo a trabajar?

En cadenas, vivir es vivir en afrenta y oprobio sumidos….

Durante 90 años (de 1868 a 1958) los cubanos lucharon, pelearon por
hacer de su isla una nación libre de colonizadores, depredadores,
malhechores, ladrones, dictadores y tiranos. No había decenio sin lucha,
sin guerra, sin batallas para derribar al enemigo. De repente llegó un
nuevo enemigo que se fue enredando entre las conciencias de los
habitantes, y cambiando la actitudes, los horizontes, las metas y los
principios democráticos por los que combatieran los cubanos durante casi
un siglo, y los cubanos se fueron aplatanando, acomodando, víctimas de
la represión, la hostilidad, la castración hasta cumplir 58 años de
desgracia, de desintegración del espíritu, de la idiosincrasia que los
unía como pueblo. Cincuenta y ocho años cuyo resultado final es la
abulia y el total desinterés por lograr una mejor vida. Un país
decrépito, un pueblo descreído de sí mismo, sin aliciente, sin voluntad
de lucha, sin metas, sin estímulo, sin sangre ni honor, sin dignidad ni
ganas. Una desgracia de pueblo.

¿Que diría Antonio Maceo de este pueblo? Lo más probable es que sentiría
una gran vergüenza.

Maceo se encontraría un cubano que padece de inercia, cuya vida
transcurre en la acera. Hombres sentados en las aceras. Muertos en vida.
Sin trabajo. Sin tierras que labrar. Sin siembras, sin cosechas. Sin
fábricas que produzcan, sin juventud que construya. Encontraría que los
cubanos no construyen puentes, ni calles ni casas. Que los acueductos no
funcionan, que el agua no llega, a pesar de los ríos, la lluvia
tropical, las aguas que rodean la isla. Vería que los hospitales no
tienen medicinas, que los enfermos no se curan, la basura no se recoge,
el trasporte no llega. Las casas se desintegran, los techos se caen, los
víveres no existen o se roban, y la inmundicia apesta. ¿Qué diría Maceo
de esta Cuba? ¿Qué escribiría Martí de este pueblo?

A estos mambises, padres de la patria libre de 1898, habría que
explicarles que Cuba llegó a ser una nación próspera aunque con
deformaciones, en progreso, en evolución constante. Ambiciosa, moderna,
que corría a la par del siglo siguiente a ellos, que llegó a ocupar
primeros lugares en renglones de la ciencia, el comercio, la producción,
la educación, la economía, las artes. Con el esfuerzo de un pueblo sagaz
y trabajador evolucionaba en vías de convertirse en una gran nación.

A Martí y a Maceo habría que contarles que al amanecer de 1959 tomaron
los campos, las ciudades y los pueblos unos guerrilleros cuyo plan fue
echar abajo todo lo construido, y hacer una nueva matriz de un orden
centralizado, sin elecciones abiertas, ni gobierno del pueblo.

Un orden monstruoso que a la fuerza se dedicó a desarticular con
aborrecible éxito lo que se fue construyendo durante 57 años de
república. El trabajo y el esfuerzo de nuestros abuelos fueron
desmantelados, para en su lugar construir una entelequia miserable, que
en un principio prometía igualdad para todos, y terminó siendo igualdad
de miseria para todos menos para los cabecillas que se apropiaron de
“castillo y hacienda” y pusieron al pueblo a trabajar para ellos.

Prueba al canto. ¿Qué es Cuba hoy? Una isla que no produce, ciudadanos
que no trabajan y un pueblo que no participa. Una entelequia miserable
producto de una revolución abyecta que se dedicó a demoler todo lo
construido durante medio siglo de república.

Habría que explicarles a los patriarcas mambises que los nuevos amos del
59 sometieron a los primeros incautos –bajo amenaza de paredón de
fusilamiento– a creer en sus intenciones revolucionarias; a los segundos
los engañaron con promesas y sobrevivieron creyéndose los posibles; los
terceros dudaron de todo y escaparon, y los cuartos (la cuarta
generación) tratan de inventarse un país donde puedan hacer su sueño
realidad, aunque sea en un rincón donde no los molesten, con recursos
limitados.

Los once millones de cubanos que se encontrarían Martí y Maceo en la
mayor de las Antillas quieren abandonar la isla, huir hacia tierras más
prometedoras donde puedan lograr una vida más humana, más laboriosa, más
digna, más posible. Huir. Irse lejos de lo imposible. Triste realidad.

¿Tendrán que pasar otros 60 años para poder construir un país nuevo, con
propósito de prosperidad, libre y posible?

Escritora y periodista cubana.

Source: Cubanos, ¿qué hace falta? | El Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article156670639.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
June 2017
M T W T F S S
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
To serve you better
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Categories